Reto Módulo 3: TRANSVERSALIDAD DE GÉNERO EN EL ÁMBITO DE LA INSTITUCIÓN PENITENCIARIA

+¿Qué entiendes tú por “transversalidad de género” en tu sector?

Consistiría en partir de la “sistematicidad de la desigualdad” entre mujeres y hombres en este ámbito (centros penitenciarios esencialmente, pero también otros centros de trabajo y de toma de decisión) y, en consecuencia, llevar a cabo:

  • estudios que evalúen el impacto de género que supondría la aplicación de nuevas decisiones que se quieran o deban tomar.
  • actuaciones que limen o eliminen la desigualdad en los distintos niveles y ámbitos de interacción social y profesional.

+¿Qué desigualdades existen en tu sector (o, si prefieres hablar de otro sector, del que hayas elegido) que quieras destacar?

Distinguiría entre la desigualdad que afecta a las mujeres funcionarias y las que son personal laboral; y la que afecta a las mujeres privadas de libertad en los centros penitenciarios. 

Respecto de las primeras, la LO 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres supuso (D.A 30ª) la unificación de lo que entonces eran “escalas” masculina y femenina del Cuerpo de Ayudantes de Instituciones Penitenciarias.

En mi experiencia profesional no he observado desigualdades dignas de mencionar.

Respecto de las últimas, se viene resaltando la doble invisibilidad que les afecta: en tanto que personas con restricciones a su libertad y en tanto que mujeres. En este sentido, adjunto este enlace a un reciente informe de la asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (con independencia de que se esté o no de acuerdo con sus conclusiones generales, me parece digno de resaltar por su enfoque de género):

+¿Cómo aplicarías la transversalidad de género en tu sector? ¿Se te ocurren medidas para impactar en las 3Rs dentro de tu sector, es decir, en los Roles, Recursos y Representación de las mujeres y hombres?

El Ministerio del Interior se ha ocupado de esta transversalidad y he aquí un enlace a un Programa de acciones para la igualdad entre mujeres y hombres en el ámbito penitenciario: 

http://www.interior.gob.es/documents/642317/1201664/Programa+de+acciones+para+la+igualdad+entre+mujeres+y+hombres+en+el+%C3%A1mbito+penitenciario+%28NIPO+126-10-110-2%29.pdf/afdad71e-a598-4e24-a89f-9f4657bf8952

No obstante, podría pensarse en las siguientes:

Recursos

  • formación especializada en género impartida al funcionariado de prisiones, pero de manera regular, pues no basta con una formación genérica en el periodo de prácticas ni tampoco la inclusión en el temario de la oposición.
  • intervención exterior de los Colegios de Abogacía prestando una atención especial a las necesidades de las mujeres privadas de libertad.

Roles

  • fomentar que las mujeres funcionarias y personal laboral asuman un papel más activo en la gestión de conflictos que surjan con los internos, dado que además de aportar una forma distinta de intentar resolver esos conflictos, reforzaría su condición de autoridad.
  • procurar que la oferta formativa y la encaminada a la integración laboral que se proporcionan a las mujeres presas no incurran en la repetición de estereotipos de género.

Representación

  • actividades culturales dentro de la prisión que visibilicen la presencia de mujeres en este ámbito.
  • potenciar la existencia en los centros penitenciarios de suficientes espacios para las mujeres. 
  • valorar la aplicación de penas alternativas a la privación de libertad, de manera que se transmita a la sociedad una imagen más positiva.

+¿Conoces algún ejemplo de alguna medida exitosa en tu sector que nos quieras compartir?

Citaría el Programa de supervisión de centros penitenciarios con perfil de género que inició el Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura en 2018, siguiendo las «Reglas de Bangkok. Se trató de una “visita piloto” al Centro Penitenciario de Albocasser (Valencia). Su finalidad era determinar procedimientos y reglas para ser aplicados de manera sistemática en las visitas a los centros penitenciarios.

Entre los hallazgos cabe destacar: a) se usaban registros sin información desagregada por sexo; b) utilización genérica  de  la  expresión  «interno»  en  los  formularios  y  registros,  lo  que  contribuía a  la  invisibilización  de  la  mujer  y  de  su  realidad  en  el  medio  penitenciario; c) aplicación de  medidas  de  seguridad  y  medios  coercitivos  distintos según se tratase de mujeres u hombres (algo que podía estar justificado pero que había que revisar); d) en el acceso al tratamiento (actuaciones encaminadas a la rehabilitación de la persona delincuente), a las actividades y al empleo remunerado se detectaron barreras para las mujeres, basadas en la organización del espacio del centro y en la distribución de la población penitenciaria; e) las evaluaciones psicológicas no incorporaban una perspectiva de género; f) los criterios de acceso al programa «SerMujer.es», – que aborda de manera integral la problemática de las internas víctimas de violencia de género – dejaban fuera a muchas mujeres por tener enfermedades mentales, consumir activamente tóxicos o ser analfabetas; g) en el acceso  a talleres formativos y destinos se detectaron  indicadores de  discriminación basados en el género; h) el personal de ese centro, tanto de custodia  como  sanitario, no recibía  formación en materia de género.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: